Si estás leyendo este artículo es porque tienes ganas de saber un poquito más sobre las actividades que tenemos este año tanto en el Faro de los 3 mundos como en el Centro Uno Terapias.
 
Y como tengo mucho que contaros, os aconsejo un cafecito en mano (o al fresquito, que con este otoño que nos viene, ya no sabemos ni que pedirnos…) y ganas de leer y ver unos cuantos videos para entender el porqué de nuestros proyectos.
 
Creatividad, niños, arte, habilidades sociales, emociones y tiempo en familia son algunas de las palabras que definen estas ideas. Así, para empezar … ¿sabéis de dónde viene mi locura e interés por mantener y desarrollar la creatividad tanto en niños como en adultos? El día que me di cuenta de que la mía se había quedado en stand by…
Me encontré  delante de un papel en blanco, dibujando casa tras casa… y cuando llegué a la 5ª me planté. Me quedé en blanco y no tenía ni la más remota idea de como seguir… así , como lo leéis.
 
Y claro, mi primer pensamiento fue…¿en algún momento fui capaz de hacer ese ejercicio? ¿de sacar de mi imaginación 12 tipos diferentes de casas? Si, y no hacía tanto… pero…  ¿cómo recuperar esa parte de mi que tantas horas me ocupó cuando era niña? Y ahí tenía la respuesta… en los más pequeños. El problema es que con el paso de los años la vamos olvidando… o se la hacemos olvidar…
 
Abandonamos nuestras fantasías para empezar a pensar todos más o menos igual… Os dejo un link a un video (que seguro que conocéis) que lo explica de manera clara y sencilla.
 

 
Así es como empecé mi búsqueda, y donde encontré la importancia, no solo de la creatividad, sino de aprender a gestionarla y con ella, nuestras fortalezas, habilidades sociales y emociones.
De aquí surgen estás dos actividades que os presentamos para este curso. De aquí y de las prisas, del poco tiempo que dedicamos a pararnos a pensar y a reflexionar como nos sentimos y de la necesidad de aprender a utilizarlo.
 
Cuando llevamos a los peques a baile les dicen que deben tener equilibrio, escuchar la música y seguir el ritmo. Cuando practican un deporte es básico que tengan coordinación, fuerza física y saber “crear equipo”, entendiendo a los compañeros y a los “contrincantes”. Y cuando van a Inglés lo importante es desarrollar el oido, la atención y la pronunciación, pero sobre todo la comunicación. Que sepan lo que quieren decir para expresarlo correctamente.
 
Pero, cómo podemos adquirir todas esas habilidades si en la base se encuentran otras como la escucha activa, la empatía, la concentración, la flexibilidad y el trabajo en equipo. ¿Quién y cuándo aprenden a integrar todas esas ideas?
 
 Y es que, es imprescindible estar equilibrados en nuestros pensamientos, sentimientos y actitudes. ¿Y tú? ¿y los más pequeños de la casa? ¿Lo estáis?
 
Si la respuesta es que sí, perfecto. Tenemos un largo camino andado y podemos ponernos manos a la obra a dejar volar nuestra imaginación y poner en práctica nuestras dotes creativas. Si la respuesta es no, no lo sé o podría ser mejor… ¿empezamos por ahí?
 
Ese es el objetivo de JUNTOS CREAMOS EMOCIONES y de NUESTROS 5 MUNDOS. Fomentar el conocimiento y control de habilidades sociales e inteligencia emocional desde la creatividad. ¿Suena bien? Os cuento un poquito más.
 
¿Porqué trabajamos las habilidades sociales?
 
Porque son las capacidades que nos permiten integrarnos en el mundo, en el grupo de amigos, en la familia, en el colegio… de manera eficaz , disfrutando de las relaciones sociales y sacando el máximo partido de nuestras fortalezas y de nosotros mismos.
 
¿Cuales son? ¿Cómo se aprenden?
 
 
 
 
 
 
Y la creatividad…. ¿cómo andamos de imaginación?
 
Un estudio reciente realizado sobre 300000 adultos y niños en EEUU demuestra que desde los años 90 nos hemos vuelto personas menos expresivas, menos energéticas, menos habladoras, menos pasionales y con menos posibilidades de ver diferentes situaciones y problemas desde otras perspectivas. Es decir, somos más rígidos y menos flexibles. Menos creativos. Y con eso perdemos grandes posibilidades y admitimos ser hombres y mujeres más conformistas.
¿Realmente queremos esto?
 
Mejorar nuestra flexibilidad cognitiva y admitir nuevas formas de pensamiento nos garantiza estar más cerca del éxito. Sea cual sea la idea de éxito que tenga cada uno. ¿Sabéis porqué? Las personas creativas tienen mayores niveles de motivación, de superación y de logro. Siempre esperan encontrar algo diferente y mejor en lo que tienen delante. Maravilloso, ¿no os parece?
 
Simplemente fomentando esa parte de nosotros conseguimos alcanzar un equilibrio entre la realidad y la imaginación que nos lleva a buscar y a descubrir lo mejor de nosotros mismos y de las situaciones que vivimos. Además….
 
 
 
¿Aún os quedan dudas? Hablemos entonces de la inteligencia emocional. Saber cómo sentimos y poder entenderlo para escoger que hacer con ello. Así de sencillo.
 
Estoy segura de que todos conocéis los beneficios de ser emocionalmente inteligentes, y de que nuestros niños lo sean. Pero hay una frase que me encanta dar a conocer cuando hablo de todo esto.
El mismo Dalai Lama dijo “ Si enseñaremos a cada niño de 8 años a meditar eliminaríamos la violencia en una sola generación”.
 
¿Nos pondremos manos a la obra no? La meditación, la relajación y el mindfulness son las herramientas base para enseñar a los más pequeños ( y a los que no lo somos tanto) a entender y gestionar nuestras emociones.
 
La mejor manera de entenderlo… Respirando! (a por el video que os dejo a continuación)

 
Ya no quedan preguntas, ¿no?
 
Con estas actividades conseguimos que nuestro PENSAR/SENTIR/ACTUAR esté en equilibrio.
 
Y ahora la cuestión importante… ¿cómo y cuándo?
 
 
 
 
Pues para los más pequeños, de 18 meses a los 3 añitos, un día a la semana, por la mañana, cuando toda nuestra atención y energía está preparada para tener nuestros 5 sentidos al máximo.
 
Desde los sentidos trabajaremos la estimulación sensoriomotriz, que nos permitirá entrar en contacto con el mundo de una manera divertida y consciente. Eso sí… ¡prepararos para que nos manchemos!
 
Además, entrar en contacto con otros peques nos permitirá compartir, entender la idea de “equipo” y disfrutar de jugar en grupo. ¿Que hay algún conflicto ? ¿Que esto es mío y no lo presto? ¡Perfecto! Toma de contacto con nuestras habilidades sociales… y si no funciona… ¡pues Respiramos!
 
Es una actividad perfecta para empezar el contacto con otros niños, para hacer todas aquellas cosas que en casa (en muchas ocasiones por logística) no podemos y así desarrollar todo el potencial creativo que tienen los primeros años de vida.
 
 
 
 
¿Y los mayores?
 
 
Para quien tiene entre 4 y 10 años estamos organizando al actividad dos sábados al mes por las mañanas. Imposible no poder encajarlo en la agenda.
 
En este caso haremos miles de dinámicas que nos permitirán trabajar esos tres pilares de los que hablamos.
 
¿Habilidades sociales? Con teatro, role play, creando historias, juegos cooperativos y momentos de debate.
¿Creatividad? Obviamente dejaremos salir a los artistas que llevamos dentro, pero no solo con papel y lápiz, sino con tipo Lego, con tangram, con baile….
¿Inteligencia emocional? Una vez estemos todos relajados y hayamos respirado…. juegos y más juegos sobre emociones. También cuentos, películas y cortos que nos ayudarán a entender lo que sentimos y como canalizarlo.
 
 Ahora si… Seguro que el café se enfrió y tenéis alguna pregunta… así que no dudéis en poneros en contacto conmigo y os informaré encantada.
 
¡Un abrazo y feliz lunes!
 
Leticia F. Rivero